Inicio > R.I.S.

Todo acerca de R.I.S.

¿Conoces R.I.S?

R.I.S. significa Reunión de Internacionales y Solitarios de Alcohólicos Anónimos, y es el servicio que facilita la Oficina de Servicios Generales para ayudar a aquellos Alcohólicos Anónimos que, por diversos motivos, no pueden acudir a las reuniones de los grupos a mantener su sobriedad.

¿Cómo nace el R.I.S.?

Los primeros alcohólicos viajaban hasta Akron o Nueva York para asistir a las reuniones, y mantenían comunicación desde su lugar de origen con los miembros del grupo y con los a.a. que hacían largos viajes, quienes iniciaron la expansión de grupos. Mientras se formaban éstos, fueron alcohólicos solitarios.

Uno de los servicios de la O.S.G. de Nueva York en sus inicios, era contestar las cartas de los solitarios, también recibían escritos de los a.a. marinos. Uno de ellos, el "Capitán Jack", quien comandaba un buque tanque, ayudó en la creación de varios grupos en el mundo. La correspondencia aumentó y al haber cientos de solitarios e internacionales registrados, se creó un boletín con extractos de las cartas recibidas. Al leerlo, los a.a. que no podían asistir al grupo gozaban espiritualmente de una reunión de Alcohólicos Anónimos por escrito y así, mantenían su sobriedad.

"Como este servicio se proporcionaba sólo en inglés, los de habla hispana tenían el problema del idioma, entonces surgió la idea de confiarlo a una O.S.G. de Hispanoamérica, y en septiembre de 1983, la O.S.G. de México comenzó a atender a los solitarios hispano parlantes."

En la Oficina de Servicios Generales se reciben periódicamente solicitudes para pertenecer al R.I.S. como solitario, internacional, confinado en casa o padrino de solitarios. El número de integrantes ha crecido de más de 20 en 1983, a cerca de 600 en la actualidad. Una vez registrados el nombre y dirección completos del miembro, se le envían bimestralmente, además del boletín Apartado 29-70, el boletín R.I.S y un directorio de miembros con carácter confidencial.

Nuestro mensaje hace que muchos a.a., que quizá nunca llegarán a conocerse físicamente, sean compañeros y amigos entrañables a través de una carta y del boletín R.I.S., tal como lo expresa un a.a. solitario: "Nunca saldaré la deuda de gratitud que tengo con Alcohólicos Anónimos y los compañeros 'invisibles' que me acompañan en la reunión que hago en mi cuarto. Al leer el boletín R.I.S. sé que su presencia espiritual me llena de esperanza y fortaleza para conservar mi sobriedad."

¿Quiénes lo integran?

Para identificarlos por sus características, podemos definir a los miembros del R.I.S. de la siguiente forma:

Solitarios: Por motivos de distancia, de trabajo o por no existir grupos donde residen, no pueden asistir a las reuniones regulares. También aquéllos que viven en países donde no hay grupos de habla hispana.

Internacionales: Son a.a. mari-nos que, al embarcarse, están largos periodos en altamar, lo que les impide participar de una reunión de grupo

Confinados en casa: Son a.a. que no pueden asistir a las reuniones por motivos de edad, de salud, o por impedimento físico.

Padrinos de solitarios: Son alcohólicos anónimos que asisten a reuniones regulares y quieren ayudar con sus experiencias a los solitarios, internacionales y confinados en casa, de una manera similar a la que se lleva a cabo entre los miembros de un grupo.

¿Cómo encuentro a un alcohólico solitario o confinado en casa?

En grupos situados en poblaciones pequeñas, muchas veces hay miembros que manifiestan no poder asistir con regularidad por razones de distancia, al dificultarse el regreso a su hogar por falta de transporte. Aquí puedes ofrecer la alternativa de pertenecer al R.I.S. como solitario.

Cuando se realizan juntas de información pública en lugares donde no existe Alcohólicos Anónimos, no siempre es posible establecer de inmediato un grupo. Sin embargo, puede haber alguien que se interese por nuestro programa. Para no perder el contacto, se puede sugerir la inscripción al R.I.S.

Es común que las oficinas intergrupales y de información reciban llamadas de alcohólicos que residen donde no hay grupos. Si eres responsable de este servicio, puedes informar acerca de la existencia del R.I.S. Igualmente el alcohólico solitario puede enviar una carta a la O.S.G.

También puedes apoyar si estás en contacto directo con personas que no pueden asistir a un grupo por estar internados en un reclusorio u hospital, Al inscribirlos en este servicio, El R.I.S. llega hasta su celda o a su cama. Aquí es valioso el apoyo de los Comités de Instituciones Correccionales y Centros de Tratamiento.

Por supuesto, si quien lee esto es un a.a. solitario o confinado en casa, para inscribirse, todo lo que tiene que hacer es escribir a la dirección que aparece al final del tríptico.

¿Qué necesito para ser padrino de solitarios?

Las cualidades que debiera tener son:

  • Deseo de servir a otros, para compartir experiencia, fortaleza y esperanza.
  • Tener el hábito de la escritura; su servicio de apadrinamiento es en gran parte la constancia de escribir sus cartas.
  • Ser consistente en el trabajo con otros (Doceavo Paso).

Una carta equivale a una reunión de Alcohólicos Anónimos, por lo que dejar de escribir significa privar a un a.a. solitario o confinado en casa, de la terapia que le es vital para conservar su sobriedad

También es responsabilidad de los padrinos buscar a los miembros que no puedan asistir a reuniones, para invitarlos a pertenecer al R.I.S. como solitarios, además de motivar este servicio en los grupos

Lo único que necesitas para ser padrino de solitarios, es decidirte a escribir a la O.S.G. de México, y solicitar ser inscrito como tal.

Desde el comienzo, la comunicación dentro de Alcohólicos Anónimos, no ha sido la transmisión ordinaria de ideas o actitudes útiles. Debido a la afinidad que tenemos en el sufrimiento y a que los instrumentos comunes de nuestra salvación son eficaces para nosotros únicamente, mientras los compartamos con otra gente de forma constante, nuestros conductos de contacto siempre han estado cargados del lenguaje del corazón. Tal como la ve Bill, núm. 195.

Y, ¿cómo funciona el boletín R.I.S.?

Es una reunión impresa. Se edita cada dos meses y en él se publican los compartimientos que los miembros del R.I.S. mandan a esta oficina. El boletín se envía gratuitamente sólo a los que lo integran, puesto que es estrictamente confidencial al contener los nombres y direcciones completas de los participantes

La idea básica del boletín R.I.S. consiste en un alcohólico escribiendo a otro alcohólico, para compartir su experiencia, fortaleza y esperanza, con el fin de mantener su sobriedad.

El propósito de la O.S.G., por medio del boletín, es fomentar canales de comunicación constante y personal entre los diversos miembros que lo forman. Escribe un a.a. solitario: "El R.I.S. me ayuda a obtener la comunicación que necesito con otros alcohólicos a pesar de que no puedo asistir a los grupos."

Y una compañera confinada en casa, dice: "Siento gran satisfacción al saber que a través del R.I.S. podemos compartir y seguir gozando de esta segunda vida que Dios nos ha regalado."

En conclusión…

Existen alcohólicos solitarios, internacionales o confinados en casa; en hospitales, islas, faros, cárceles, barcos, conventos, plataformas petroleras, rancherías, ciudades, etc. Los hay en España, Argentina, México, E.U., Perú, Ecuador, entre otros países. Ellos son quienes más necesitan de la correspondencia para no sentirse solos y para ser guiados en el programa de los Doce Pasos para la recuperación. Si conoces a compañeros y compañeras que por su trabajo, por prescripción médica o por alguna dificultad física, no pueden asistir a una junta regular en su grupo, y estamos seguros que desearían poder hacerlo, motívalos a pertenecer al R.I.S. Pide su autorización y suscríbelo. Sólo necesitamos su nombre y dirección completos, incluyan código postal y envíenla a la O.S.G., y/o por correo electrónico: padrinoris@aamexico.org.mx o serviciosalacomunidad@aamexico.org.mx

Recuerda que la oportunidad de trabajar con alcohólicos significa todo para nosotros, y para la mayoría significa la vida misma. Sin la oportunidad de olvidar nuestros propios problemas, ayudando a otros a solucionar los suyos, muchos de nosotros con seguridad pereceríamos. Esto es el corazón de Alcohólicos Anónimos. Es la sangre que nos da vida. Tres charlas a sociedades médicas, pág. 13.